Para qué quieren las redes sociales @zgzencomun, @Aragonesista, @ppaytozaragoza o @zaragozapsoe?

Este es, por un lado, un artículo de queja dirigida a las cuatro organizaciones referidas en el titular: las organizaciones políticas ZGZ en Común, Chunta Aragonesista, Partido Popular y Partido Socialista en el Ayuntamiento de Zaragoza.

Pero además, al igual que en otros artículos que he publicado en esta línea, procuraré sacar algo de provecho de una situación indeseada en forma de lección a tener en cuanta cuando se trata de estrategia de sostenibilidad-comunicación-responsabilidad social de las organizaciones.

La siguiente imagen corresponde a una cuestión -y posterior recordatorio, tras un período de espera prudencial- que pregunté recientemente por Twitter a las cuatro cuentas mencionadas: @zgzencomun, @Aragonesista, @ppaytozaragoza, @zaragozapsoe. Los tweets preguntan, creo que de una forma adecuada a los usos empleados en las redes sociales, sobre un tema bastante importante: las medidas implantadas en la ciudad de Zaragoza para tratar el cambio climático, tomando como referencia las prácticas implantadas por la ciudad de Oslo.

tweet_climate_change_zgz

Reconozco que me hubiera encantado obtener una respuesta de las organizaciones mencionadas, como fuente oficial de información sobre sus respectivas iniciativas relacionadas con el cambio climático para Zaragoza.

Pero más allá de una información que me interesa enormemente y que todavía conservo la esperanza de obtener de alguna forma, esta situación es otro ejemplo de malas prácticas llevado a cabo en este caso por las cuatro organizaciones mencionadas y que tiene que ver con su concepto de relación con el ciudadano, concretamente con aspectos importantes como la comunicación, rendición de cuentas, concepto de servicio y, desde el punto de vista de las organizaciones, su propio marketing y la imagen que transmiten.

Este hecho, al tratarse de organizaciones políticas y vinculadas a la función pública aragonesa, es especialmente grave y merece ser reclamado. Lo hago en primer lugar porque, como es tristemente característico en esta tierra, la mayoría de los aragoneses dependemos de la capital de una forma desproporcionada, muestra -dicho de paso- de un planteamiento insostenible. En segundo lugar, porque tengo la certeza de que en su desempeño en las redes sociales, las cuatro cuentas de Twitter mencionadas tienen la capacidad para contestar a una pregunta adecuada de un ciudadano. Esto queda demostrado porque es práctica habitual que cualquier comentario positivo que reciben es contestado o respaldado de alguna forma.

Actuando de la forma que lo hacen, las organizaciones evidencian una inaceptable indiferencia frente a las personas y ante un asunto clave como es desarrollo sostenible de la ciudad, al tiempo que demuestran una torpeza en el uso de las herramientas comunicación, en lugar de convertirlas en unos grandes aliados para mejorar la relación y empoderar a los ciudadanos que quieren participar.

Sin justificar ni mucho menos la muestra de indiferencia ni responder a la cuestión planteada, la cuenta de Chunta se digna al menos en hacer un “me gusta”, que puede tener su punto como “engagement” (enganche) con los ciudadanos. Pero mucho, mucho aún por mejorar.

El desarrollo sostenible de un territorio abarca tres aspectos fundamentales: el económico, el medioambiental y el social. Por eso, tan importante como tener claras las estrategias sobre el cambio climático de la ciudad, lo es cuidar la relación con una parte tan interesada como es la propia sociedad. Con prácticas como la denunciada, dudo mucho que las organizaciones políticas tengan muy integrado estos planteamientos.