Qué me aportan profesionalmente Internet y las redes sociales

Como decía en el post anterior, Internet es hoy, aparte del trabajo para mi empresa, la principal fuente de información y comunicación profesional que tengo. Además de la influencia exponencial de las nuevas tecnologías en la vida, es cierto también que algo tendrá que ver el que lleve más de 2 años fuera de Zaragoza, donde me encontraba bien posicionado.

Páginas web, redes sociales, foros, blogs han sustituido a los eventos presenciales (cursos, seminarios, jornadas,…) como medio de interacción con mi entorno profesional. Y lo han hecho de forma muy solvente.

Actualmente, la infraestructura que tengo es la siguiente:

Este blog.

Cuando empecé con Aragon Valley en serio, hace unos 6 meses, no podía imaginar que pudiera aportar tanto.

El blog es una forma de aprendizaje. Aquí expreso ideas originadas de forma normal: A partir de situaciones que surgen en el trabajo, de información recibida de cualquier medio de comunicación, de conversaciones con compañeros,….

A partir de esta información, genero una opinión que, por quedar plasmada en el blog, me obliga a argumentar, referenciar y trazar de la forma más responsable que soy capaz. Esto proporciona un buen feedback.

Personalmente, me apasionó la serie de post acerca de las condiciones laborales en las factorías de los suministradores de Apple.

Desconozco las estadísticas de visitas. Me gustaría conocerlas, pero en el tiempo que dedico al blog no está incluido el establecer un sistema para monitorizar y recopilar datos del tráfico. Además, mis limitaciones técnicas no ayudan a arrancar con ello. En todo caso, el ámbito temático del blog es concreto y no espero en el número de visitas una razón para seguir con él.

Independientemente del contenido, su éxito y demás factores en sí, para mí el blog es la estrella de mi vida 2.0. Os recomiendo abrir uno sobre lo que os guste.

Redes sociales.

  1. Utilizo Twitter para seleccionar y difundir información de forma selectiva. Es la principal fuente de información a partir de las cuentas a las que sigo. Es como plantarte enfrente del quiosco en el que tú eliges qué quieres ver, mirar las portadas de cada publicación y entrar en cada una. De interés profesional, sigo pocas cuentas que procuro que sean fuentes oficiales, de visión independiente y global y que eludan el “chateo”. Una herramienta revolucionaria.
  2. En LinkedIn tengo mi perfil profesional. El principal uso que hago de este servicio es la lectura y participación, a veces, en foros de debate temáticos. Su efectividad como medio de conseguir relaciones comerciales o laborales es, hasta el momento, nula para mí. Para ello, creo que InfoJobs es mucho mejor. Aparte de los interesantes foros temáticos, LinkedIn es un “tomateo profesional”.
  3. El interés profesional de Facebook es bajo. Lo único que hago es publicar, a través de la cuenta de Aragon Valley que abrí, los post que escribo. Imagino que si el blog fuera un éxito, Facebook podría ser interesante para difundirlo. Pero es lo que hay.

Páginas web.

El acceso a páginas web lo realizo a partir de consultar las redes sociales, principalmente Twitter y, a veces, LinkedIn.

Si Twitter es echar una ojeada a las portadas del quiosco, acceder a las páginas webs temáticas aporta el contenido de calidad. Son herramientas a las que les viene bien convivir juntas: Una buena red de cuentas en Twitter te da acceso a un contenido de calidad en páginas web.

Las nuevas tecnologías vinieron para quedarse.

Cuando vuelva a Zaragoza, por supuesto que volveré a acudir a eventos tradicionales que me permitan tener contacto directo con mi entorno profesional. Mantendré también la infraestructura 2.0, valiosísima, que me ha permitido crear estos 2 años y pico destinado en un lugar como Calasparra.

Veremos cómo conviven juntas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*