6 preguntas frecuentes sobre nanotecnología que debe saber un ciudadano

This post is also available in: English

1. Nanotecnología, nanomateriales, nanopartículas ¿Qué es todo esto?

Un nanomaterial es un material cualquiera con propiedades morfológicas más pequeñas que un micrómetro en al menos una dimensión. En alguna de sus dimensiones (alto, largo, ancho) es realmente pequeño: entre una milésima parte de un milímetro (0,001 milímetro) y 0,2 nanómetros (0,0000002 milímetros).

La nanotecnología es el campo de ciencias aplicadas dedicado al control y manipulación de nanomateriales o nanopartículas.

2. ¿Está la nanotecnología presente en mi día a día?

Sí.

Actualmente hay en el mercado más de 1.300.000 productos cotidianos fabricados a base de nanomateriales o con nanotecnología. Si tienes curiosidad, en esta página tienes un índice con muchos de ellos. Yogurt griego, crema solar, tarjetas de memoria,… productos de todo tipo y uso. Te sorprenderás.

De hecho es muy probable que la pasada Navidad, hayas regalado un nanomaterial.

copa_licurgo
Copa de Licurgo, nanotecnología made in Roma, siglo IV

Pero hay que decir que nanomateriales existen en la propia naturaleza en erupciones volcánicas, los incendios o el agua proyectada por el mar en forma de spray. El hombre ha estado conviviendo e incluso trabajando con nanopartículas desde hace siglos sin saberlo. Por ejemplo al trabajar el metal o cocinar los alimentos.

Pero con todos ellos el hombre ha sobrevivido. La nanotecnología es un panorama diferente.

3. ¿Qué hace de los nanomateriales unos productos tan especiales?

Los nanomateriales están compuestos de materiales ya conocidos desde hace tiempo. Lo que los hace especiales son las extraordinarias cualidades físicas y químicas que les aportan la reestructuración a nivel molecular.

Modificar materiales en la nanoescala permite, por ejemplo, que con un bote de pintura se le dé una imprimación a todo un avión que repela la suciedad de forma que apenas haya que limpiarlo, que apliques un spray a las cortinas o al sofá de tu casa y se conviertan en elementos ignífugos o que una lámina de plástico se convierta en la protección definitiva para tu móvil:

Las aplicaciones son innumerables, y esto sólo acaba de empezar.

4. ¿Son peligrosos los nanomateriales?

Sí. Pero como en todo, depende de la dosis recibida.

Lo más peligroso de los nanomateriales es que se desconocen casi por completo sus efectos en la salud humana.

5. ¿Se tiene en cuenta la seguridad y la salud de los nanomateriales desde el punto de vista del ciudadano usuario?

Sí.

Aunque se va con cierto retraso. Es decir, la nanotecnología como disciplina conocida tiene más de 20 años y ahora es cuando se están empezando a integrar criterios de seguridad y salud y también de medio ambiente en su diseño. Además, se está invirtiendo mucho dinero en la seguridad de los nanomateriales.

Esto mejora lo que se ha hecho históricamente con otras invenciones, como el amianto, el plomo, el sílice, o las radiaciones electromagnéticas. Pero ¿será demasiado tarde? ¿es suficiente la investigación en seguridad de nanomateriales?. El tiempo lo dirá.

6. Ante esta incertidumbre, ¿qué precauciones se pueden tomar?

Los especialistas actualmente dan por válidas las mismas medidas higiénicas que las establecidas para protegerse de los productos ya conocidos: protección de vías respiratorias con mascarillas y protección de la vía dérmica (piel) y ojos, ventilación, extracción y aislamiento cuando estemos trabajando con productos cotidianos que daremos por hecho que incorporan nanotecnología como pinturas, productos de limpieza del hogar, tratamientos de productos agrícolas y alimentos, etcétera.

Eso sí, a pesar de tratarse del mismo tipo de protecciones de siempre, ahora tendremos que pedirlas de la máxima eficacia disponible.

Ademas de ello, te diré que cada día aplico las costumbres de vida tradicional que puedo. Por ejemplo, no pongo suavizante en la lavadora para lavar la ropa, ya no tomo cereales del desayuno (sí, los cereales que ahora siempre están tan crujientes, imagina el por qué), busco productos de los llamados de agricultura ecológica (aunque los que más confianza me dan son los que consigo en mi pueblo), etcétera.

Aunque estas prácticas ya las hago desde hace tiempo y por otros motivos. Todo esto, minimiza la exposición a los nuevos elementos presentes en el día a día.

Como conclusión…

Sin obsesionarse con ello, hay que estar informado de la evolución de la nanotecnología. Con información adecuada y aplicando las medidas de seguridad oportunas, evitarás problemas en el futuro para tí y los tuyos.

*********************************************************

Si quieres profundizar en el tema desde un punto de vista profesional, puedes ampliar información en este post que escribí sobre el asunto en PrevenBlog.

Si quieres ir más allá, visita uno de los mejores sitios en español sobre la materia, el blog Decent NanoWork, de Asun Galera.

1 thought on “6 preguntas frecuentes sobre nanotecnología que debe saber un ciudadano”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*