Lo que se puede aprender de la pasividad de Uralita ante un problema complejo

This post is also available in: English

Uralita es una multinacional de materiales de construcción. Aislantes, yesos, tuberías y tejas son hoy sus principales productos. Actualmente cuenta con más de 2500 empleados y opera en más de 50 países [1].

En España el nombre de la empresa se usó tradicionalmente para toda una gama de aislantes ondulados para cubiertas, fueran o no fabricados por la empresa: las “uralitas”. Es un caso similar a, por ejemplo, la Coca Cola para referirse a todos los refrescos de cola, las Farias, las Juanolas, Aspirinas,…

Sin embargo, a pesar de sus grandes números y de la fuerte presencia de la marca en conversaciones que pueden llegar a ser de lo más normal, cuando hoy se hace una búsqueda en Google con el término “Uralita”, estas son las noticias que devuelve el buscador:

noticias_Uralita

Hoy, la empresa Uralita está automáticamente asociada a “amianto” y términos relacionados con denuncias, juzgados, condenas millonarias.

Este es el resultado de una estrategia corporativa de varias décadas de trayectoria respecto a un problema que cada día se vuelve más complejo, al ritmo que marcan las demandas judiciales contra Uralita por daños a la salud.

Digo que es una estrategia de largo recorrido porque hace décadas que la empresa estableció la «opción cero” (no hacer nada) como eje de su estrategia, complementado con un encubrimiento de los riesgos de su letal materia prima, el amianto.

Hace varias semanas encontré una prueba de que para Uralita, el amianto ha sido un agente secreto [2] desde, al menos, el año 1956.

comunicación_sociedad_uralitaHoy, casi seis décadas más tarde, la opción cero y el encubrimiento siguen siendo los fundamentos de Uralita a la hora de tratar el problema del amianto. Se puede observar en la propia web de la empresa que, cuando se refiere a la “comunicación con la sociedad”, aparece una simple relación de datos de un contacto de una persona para información general y para inversores. También al comprobar la ausencia de una memoria de responsabilidad social junto con los extensos informes económicos y financieros que la empresa pone a disposición de sólo una parte de sus actores implicados. Nada de amianto, como en el «Manual General nº3 de Uralita” de 1956.

Actualmente, la fabricación de productos con amianto está prohibido en Europa desde el año 2005. El amianto ya no está en la cadena de producción de Uralita y, sin embargo, es un problema cada vez más complejo para la empresa, según se presentan nuevas denuncias y sentencias por los daños causados a muchas personas expuestas (trabajadores y también no trabajadores).

Quizá la opción cero y el encubrimiento hayan sido una estrategia válida para la empresa hasta hace pocos años pero, en la era de la tecnología de la información y comunicación, no es la mejor de las soluciones.

Todas las empresas tienen una historia que contar. En el caso de Uralita, tiene mucho que comunicar y, cuanto más tarda en hacerlo, más se convierte en un cuento de terror.

Referencias:
[1] URALITA. 2014. Descripción de Uralita. http://www.uralita.com/Informacion-General/Paginas/descripcion-uralita.aspx. Consultado 23 dic 2014.
[2] ARAGON VALLEY. 8 DIC 2014. Uralita y su agente más secreto, el amianto. http://www.aragonvalley.com/uralita-amianto-agente-secreto/. Consultado 24 dic 2014. 
Bibliografía:
ARAGON VALLEY. 11 feb 2014. Cuando la ingeniería sanitaria recomendaba el amianto. http://www.aragonvalley.com/aragon-valley-classic-el-amianto/. Consultado 24 dic 2014.
URALITA. 1956. Manual General nº3 de Uralita S.A.. Editorial Dossat.
ARAGON VALLEY. 25 nov 2014. Las empresas deben contar una historia. http://www.aragonvalley.com/empresas-contar-historia/. Consultado 24 dic 2014

 

 

1 comentario sobre “Lo que se puede aprender de la pasividad de Uralita ante un problema complejo”

Los comentarios están cerrados