Alta tecnología en planta

Aquí está, la planta en la que he estado trabajando los últimos dos años, en un par de panorámicas:

El proyecto se llama “Puerto Errado  2“. Planta de energía solar térmica de 30 MW que producirá electricidad equivalente al consumo anual de 12.000 viviendas.

En sus más de 60 hectáreas se han instalado, además de la planta generadora con sus dos turbinas en sí, la caldera de vapor que son sus 28 filas de 1 km. de longitud formadas por más de 75.000 módulos con espejos tipo “fresnel“.

Estos y otros datos espectaculares no reflejan aspectos esenciales como son el quirúrgico proceso de montaje que lleva consigo, la inversión en I+D dedicada (ese uno de los aspectos que más admiro de la empresa) o los materiales de alta tecnología empleados,  venidos de todos los rincones del mundo.

A pesar de ello, es una tecnología en pleno desarrollo, con mucho margen de mejora. Con muchos aspectos por controlar.

Uno de los aspectos colaterales a la tecnología, pero no por ello menos importante, que se llevaba tiempo intentando resolver era la eliminación de las plantas que iban creciendo bajo los espejos reflectores, situados a una altura de 1 metro aproximadamente del suelo. El desarrollo sin control de vegetación puede dañar la instalación, afectar a su eficacia o generar un riesgo de incendio importante.

La eliminación de vegetación utilizando mano de obra con herramientas manuales y medios mecánicos resulta muy costoso, complicado y es un riesgo para la seguridad y salud de los operarios. Imaginad cortar hectáreas de yerba en un sitio con un techo a 1 metro de altura…

Se ha probado un robot cortador de yerba teledirigido, pero resulta muy pequeño para esta superficie. Se necesitaría un ejército de estas máquinas (y no son baratas) , con otros tantos operarios manejándolas, para mantener controlada la vegetación.

La utilización de productos químicos fue desde siempre una alternativa no contemplada por los responsables de la empresa por motivos de conservación del suelo.

Había una idea que al principio generaba cierta, llamémoslo, sorpresa, que quedó aparcada pero que finalmente se ha probado, con unos resultados parece que muy positivos. Os imagináis de qué se trata?…

Cuando estos animales te miran así, la sensación es de sentirse muy gili

Pues sí, un rebaño de 600 ovejas con 2 pastores y un perro están resolviendo un dolor de cabeza a una planta de última tecnología de muuuchos millones Euros de presupuesto.

El resultado, vosotros mismos…

Yerba fresca a la sombra. Ovejas bobas?

El tema es la leche. Una unión de tecnología y tradición extrema que ojalá funcione.

Espero también no haber incumplido la cláusula de confidencialidad que tengo firmada con la empresa, al menos por lo que se refiere a las ovejas…. 😉

Hoy, San Isidro, patrón de los labradores y de Ontinar (Zaragoza). Especialmente dedicado a mis paisanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*