Análisis – Stress laboral y envejecimiento activo: el turno de los actores secundarios

Los últimos años -casi se puede hablar ya de décadas-, el desarrollo de la prevención de riesgos laborales ha girado masivamente en torno a las disciplinas técnicas de seguridad e higiene industrial. Inversión en programas de formación, jornadas de difusión, líneas de innovación, actuaciones de control por parte de las administraciones y un largo etcétera de acciones, han estado monopolizadas por estas dos especialidades.

Esta circunstancia, unida a los efectos de la crisis económica, ha hecho emerger con fuerza problemas derivados de “la tercera” disciplina dentro de la seguridad ocupacional. La que denominamos “ergonomía y psicosociología aplicada”. La semana pasada, la Agencia Europea para la Seguridad y Salud en el Trabajo (EU-OSHA) publicó un informe sobre seguridad y salud laboral evidenciándolo y que queda resumido en un dato demoledor: “En torno a la mitad de los trabajadores de toda Europa (51 %) consideran que el estrés de origen laboral es habitual en sus lugares de trabajo, y un 16 % afirman que es «muy habitual»“.

Al déficit de acciones en el área de la ergonomía y psicosociología y la crisis económica de los últimos años, se suma una peculiaridad europea ya tratada en el blog: el alarmante envejecimiento de la población que nos llevará, si no hay intervención en las previsiones, a que el ratio de personas dependientes (personas dependientes en relación con la población entre 15 y 64 años) será de 77,9% en 2060. En 2010 era de 49.3%.

Ya en abril de 2012, en previsión de esta situación, el comisario Andor anunció un giro en las prioridades europeas en el ámbito social y laboral en los próximos años que hoy empiezan a ser una realidad:

  • El año que viene, la campaña “Trabajos saludables” de la EU-OSHA tratará sobre la gestión del stress en torno al trabajo.
  • No hay acciones concretas, pero sí está identificado y hasta bautizado: A partir de ahora, vamos a oír hablar mucho en Europa del “envejecimiento activo” como respuesta a las peculiaridades del viejo continente.

Este es el enlace a los resultados de informe en el conjunto de la EU y por países.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*