Cuánto valdría “Aragon Valley” en bolsa? – Parte II: La agricultura del carbono

trees_farmDentro del gran sistema establecido alrededor del carbono (post anterior), la agricultura y los bosques tienen un papel importante por su intervención práctica en el proceso productivo: fijan carbono, justo por lo que se paga en este mercado.

De hecho, está establecido que las empresas emisoras dentro del mercado de carbono (11.000 en Europa) puedan equilibrar su cuota de emisiones recurriendo a proyectos oficialmente reconocidos -por el protocolo de Kioto- de compensación de carbono, entre las que se encuentran actividades de reforestación.

L@s que seguís el blog conocéis “el árbol de la semana“. La iniciativa no está certificada como proyecto aprobado por el Protocolo de Kioto 😉 pero, y si lo estuviera?. Cuántos dividendos generaría Aragon Valley?.

Veamos. Hoy, la tonelada de CO2 compensada cotiza en el mercado a 3,71€. Esto significa que cuando alcance el objetivo marcado por la iniciativa, 3Tn/año, Aragon Valley facturaría anualmente la friolera de 11,13€.

Esto que planteo como anécdota, sí puede dar pie a otros planteamientos: una plantación de verdad, en la que el precio del CO2 esté estabilizado…

Carbon_price
Evolución desde 2008 del precio del CO2 en el mercado, en caída por el excedente de permisos de emisión causado por la falta de demanda en tiempos de crisis

Kioto es sólo el principio de la política climática global y quién sabe si algún día las empresas recurrirán a agricultores locales como proveedores de créditos de emisiones. Se podría pensar en una agricultura de carbono al igual que hoy existe la de los cereales o la fruta?.

2 thoughts on “Cuánto valdría “Aragon Valley” en bolsa? – Parte II: La agricultura del carbono”

  1. Hola: felicidades por tu pagina, llevo mucho tiempo pensando que los políticos son los que deberían hacer algo:
    Una ley de obligue a todos los propietarios de fincas rusticas a plantar y mantener su “pasillo verde” a 4 metros de la linde y con variedades autóctonas de arbolado.
    Esto nos daría “de un plumazo” la plantación de millones de arboles en nuestro territorio, con el consiguiente “nicho de empleo”, así como la reducción drástica de nuestra huella de CO 2.
    Como soy un convencido de la idea, y claro vivo en un pueblo en una casa con patio, por mi cuenta tengo plantados unas pocos de arboles, nogales, nísperos, peral, manzano, laureles, robles, alcornoque, algunos de ellos ya superan los 8 metros de altura y muchos los 2.

    1. Hola F. Javier. Muchas gracias :-).
      Estoy contigo en cuanto a lo de los políticos y genial tu plantación en el pueblo. Haría falta mucho más así en los planes urbanísticos, como la idea que comentas, por ejemplo.
      Afortunadamente, tengo una posibilidad parecida aunque los árboles que voy plantando son aún pequeños. Pero crecerán. No pararé hasta que mi huella de carbono quede “compensada”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*