La Administración británica se anda poco por las ramas

logo_HSEImaginad que sois profesionales por cuenta propia para una empresa de consultoría que presta servicios de asistencia técnica, a su vez, a una empresa con un proceso productivo.

Que aunque sois especialistas en control de calidad, la empresa consultora os “vende” ante el cliente como experto en seguridad laboral.

Que un trabajador de la fábrica adquiere una enfermedad profesional que le incapacita de para trabajar. Y le cambia la vida…

La Administración competente de seguridad laboral hace su investigación y el tribunal (porque el asunto va por vía jurídica), sanciona a la empresa final con unos 11.000€+3500€ (falta de medidas de seguridad y destinar al personal equivocado + gastos judiciales) y a vosotros a otros 1200€+1800€ (por fallar en la realización de actividades de seguridad + gastos del proceso judicial).

Normalmente, el desgraciado caso acabaría aquí. O eso es lo que esperaría si esto pasase en España.

En Inglaterra….

Durante el año pasado hemos podido comprobar la peculiar forma de relacionarse de las administraciones británicas con sus ciudadanos y empresas.  Las redes sociales e Internet juegan un papel destacado en esa relación que alguna vez he calificado de directa, transparente y democrática.

En Inglaterra, el organismo de seguridad y salud laboral del gobierno (HSE), en aplicación de su política de comunicación habitual con sus empresas y sus ciudadanos   publica y difunde en Internet y las redes sociales el caso con pelos y detalles:

tweet_HSE

El trabajador afectado por la grave enfermedad se llama Adam Conventon, 36 años.

La empresa para la que trabaja es Prior Scientific Instruments.

El consultor profesional se llama Keith Whiting y su empresa consultora KW Consultants, de la que no he encontrado página oficial, pero que en la búsqueda en Google, el primer resultado que aparece de la empresa es la noticia con el caso

La publicación y difusión masiva de una noticia con el detalle de este post no lo había visto hasta hoy. Además de la condena judicial en sí, las consecuencias profesionales para los afectados pueden ser definitivas.

Qué os parece este proceder?.

Dadas las consecuencias que tiene un caso así en el negocio, debiera la publicación en los nuevos medios informativos estar también de algún modo regulado, formar parte de la sanción….?.

2 thoughts on “La Administración británica se anda poco por las ramas”

  1. Pues a mi la sancion no me parece mal pues la empresa encargo un trabajo a un trabajador para el que no estaba preparado, y la del trabajador por no negarse ( a esto se llama intrusismo). En España, en las empresas de servicios, es muy normal vender el curriculum de alguien super preparado para captar trabajos y luego estos los realiza el sustituto del ayudante del titular, que ademas lo tienen con contrato de becario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*