Nuevos dilemas para situaciones de siempre

Me encontraba ayer, lunes 3, en la terraza disfrutando de una de las más agradables tardes del año cuando esta imagen llama mi atención:

Mataro_obra_riesgo

Mirad al fondo. Se está trabajando en la reforma de un edificio. Hay instalado un andamio apoyado en su fachada. La plataforma sobre la que está el operario de camiseta amarilla es la parte exterior del alero de cubierta, no tiene protección. El trabajador va equipado con cinturón de seguridad clase A.

Para un profesional de la seguridad laboral, el análisis rápido iría por aquí:

  • Riesgo grave, con nivel de exposición alto (por la mañana ya se estaba trabajando en el exterior del alero sin protección).
  • Trabajo de complejidad técnica normal (trabajos de albañilería en la cubierta);

Ese trabajo exige implantar medidas de protección colectiva que protegiesen el área de trabajo que es la plataforma volada. Aún en caso de que hubiera justificación técnica y/o económica -no la hay- que hiciera suficiente la adopción de medidas de protección individual, el uso de cinturón de clase A es una deficiencia grave en este caso.

Tras varios minutos de observación, fotografío la escena y la comparto por Twitter con compañeros de profesión.

Es entonces cuando me asalta un dilema: “Y si, por el mismo precio, se la mando también a la policía?”.

Competencia entre administraciones, redes sociales, comunicación, responsabilidad,…

Esas son algunos de los conceptos que pensé a continuación en modo brainstorming.

A lo que me dí cuenta, la jornada en la obra terminó sin mayores incidentes. Pero, si vuelvo a encontrar una situación similar?. Debo comunicarlo?.

Por instinto, mandaría de forma inmediata el tweet a una autoridad con la misma facilidad con que lo comparto con compañeros de profesión. Entonces, en una situación ideal, alguien competente analizaría los datos que envío, se presentaría en la obra, evaluaría la situación in situ y se tomarían las medidas oportunas.

Todo ello, sin tener que decidir en si es o no mi responsabilidad como ciudadano el comunicarlo; si puedo dada la cantidad de normas sobre protección de datos, por ser un lugar privado,…; si debo enviarlo a la policía más por su reconocida eficiencia en la comunicación con los ciudadanos que por ser la administración competente, etc etc etc..

El caso es que dejarlo en un tweet para comentarlo entre compañeros de profesión me dejó frío. Es lo que llevamos haciendo años. Correos con power points. Entradas de blog.

Hoy, ya no había nadie trabajando en esa zona, pero todavía sigo con frialdad en el cuerpo. No me gusta. Creo que la próxima vez daré un paso adelante acorde a los nuevos tiempos, los medios que tenemos a nuestro alcance y la responsabilidad como ciudadanos de una sociedad que se supone avanzada.

Qué opináis?.

2 thoughts on “Nuevos dilemas para situaciones de siempre”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*