El problema de la contaminación atmosférica en Barcelona: Cómo no hacer nada y parecer que lo estás bordando

Una de las cosas que más me llamó al atención al poco de trasladarme a Mataró fue la imagen que ofrecía el horizonte visto desde el puerto mirando hacia Barcelona, a unos 20 kms. al sur. Concretamente, por la capa en el aire de un color indefinido que empezaba a los pies del monte (derecha) y se iba disipando conforme entraba en el mar.

Un lugareño me explicó que eran brumas matinales:

Costa_Barcelona

Era cerca de medio día de un día de finales de junio. Lo de las brumas matinales me dio poca confianza y empecé a investigar.

Efectivamente, no eran sólo brumas. Barcelona y su área metropolitana es zona de concentración de varios contaminantes de la atmósfera, entre ellos, el dióxido de nitrógeno NO2, procedente del tráfico y la industria:

Concentración_NO2

En las últimas semanas se ha activado varias veces el protocolo contra contaminación en el área de Barcelona, tras superarse uno de los umbrales de alerta por concentración de NO2. No es algo nuevo: esta ha sido la sexta alerta en los últimos tres años.

La noticia ha sido portada en La Vanguardia y otros diarios del país. En Barcelona es un tema caliente estos días.

Medidas contra la contaminación implantadas por la administración

portada_lavanguardia_10_12_2013La activación del protocolo por parte de Protección Civil de la Generalitat consiste en una serie de medidas, que en este caso se centran en recomendaciones a los ciudadanos:

  • No hacer esfuerzos físicos prolongados al aire libre;
  • Evitar consumir tabaco;
  • Reducir la estancia en espacios al aire libre.
  • Evitar los desplazamientos innecesarios con vehículo motorizado;
  • Utilizar el transporte público o medios menos contaminantes.

Puntualmente, se ha pedido que las dos cementares y las dos plantas térmicas del área de Barcelona funcionen de una manera que provoquen el menor nivel de emisiones.

Una actuación inaceptable

Consejos a la ciudadanía y un par de peticiones a empresas. Eso es todo. Después de tres años de alertas reiteradas y a buen seguro alguno más anteriormente haciendo presagiar la situación actual, esas son las medidas contra la contaminación que se difunden en caso de alerta. Es inaceptable desde todos los puntos de vista.

Inaceptable en el fondo porque no se trata un problema evidente con medidas preventivas o correctivas en el origen del problema.

Y es inaceptable también la forma en que es presentado el problema, que evidencia una falta de sensibilidad y trasparencia por la administración, en clara complicidad con los medios de comunicación:

  1. Trasladando la causa del problema a los ciudadanos que “no han hecho demasiado caso” a advertencias y recomendaciones o a que hay un anticiclón que influye negativamente en que pueda disiparse la contaminación;
  2. Tratando, a pesar de ello, de difundir la falsa idea de que activar el protocolo ahora es una acción preventiva porque estas situaciones “son novedosas” (mentira) y no se ha superado esta semana aún uno de los umbrales de contaminación marcados (200 microgramos/m3 de NO2), cosa que sí ocurrió hace pocos días;
  3. Minimizando el problema diciendo que la calidad del aire en Barcelona está mejorando o que el umbral sobre el que se actúa no es considerado grave.

Leyendo la versión de la administración y la prensa, se entiende que mucha gente siga creyendo que se trata de brumas matinales.

Yo, en cambio, lo que veo es:

  • Una falta de solvencia técnica y organizativa en las administraciones para gestionar un problema que viene anunciándose desde hace años. Sin acciones concretas y solventes en el origen de un problema que de novedoso no tiene nada y de medida preventiva menos, aunque queda muy bien decirlo en público;
  • A estas alturas, los ciudadanos pueden colaborar, pero en ningún caso las medidas correctivas deben descansar en sus acciones. No hablemos del tiempo…;
  • La administración minimiza el problema y juega con datos. Habla de no haber superado esta semana los 200 mcg/m3 de NO2, pero se nombra poco la normativa europea que marca un tope anual medio de 40 mcg/m3 o del valor límite recomendado para nuestra salud que es de 20 mcg/m3 (Organización Mundial de la Salud). Se está más pendiente del entresijo legal que de mirar hacia la verdadera salud del ciudadano.

Un cúmulo de despropósitos de consecuencias insospechadas, aunque ya se empiezan a ver: Sólo el área de Barcelona podría evitar miles de muertes prematuras causadas por la contaminación atmosférica.

3 thoughts on “El problema de la contaminación atmosférica en Barcelona: Cómo no hacer nada y parecer que lo estás bordando”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*