Energías renovables y desarrollo sostenible no son prioridades en España

IMG_0157Cuando esta mañana he entrado a la biblioteca de Mataró, la sensación ha sido distinta a otras veces.

La biblioteca Pompeu y Fabra ha sido utilizada como prototipo de edificación sostenible gracias, entre otras cosas, a la instalación de paneles fotovoltaicos que tiene integrada, con capacidad suficiente para autoabastecerse en momentos de máxima producción (52,7 kWp). Toda su pared Sur y la cubierta son placas solares.

La biblioteca de Mataró es sólo un ejemplo -el que más cerca me ha tocado hoy- de edificio conectado a la red eléctrica que complementa su abastecimiento con una instalación propia de energía para autoconsumo, también conectada a la red. Pero hay muchos casos más: estoy acordándome de las granjas de animales, viviendas particulares, fábricas y almacenes, bloques de edificios, y un interminable etcéctera que sigue este esquema.

Seguro que conoces algún ejemplo.

Este tipo de proyectos permanecían a salvo de la supresión de la prima a las instalaciones productoras de energía a partir de cogeneración y fuentes renovables que aplicó el gobierno en enero de 2012 y del posterior “tasazo” retroactivo a las instalaciones fotovoltaicas.

Pero a finales de julio -hace pocas semanas- el gobierno español emitió una propuesta de real decreto para la regulación del suministro de energía eléctrica con autoconsumo y producción con autoconsumo  para la petición de observaciones por parte del Consejo Consultivo de la Electricidad, que representa a todos los agentes implicados, incluidos los ciudadanos (consumidores y usuarios).

El punto más conflictivo de esta propuesta es el denominado “peaje de respaldo”: una nueva tasa a aplicar a toda instalación eléctrica procedente de fuentes renovables y que esté conectada a la red eléctrica. El objeto del peaje de respaldo es cubrir los costes de mantenimiento, distribución y otras inversiones técnicas que, según el ministerio de industria, supone para la red eléctrica la energía eléctrica proveniente de fuentes renovables.

En la práctica, va a suponer que todas las instalaciones de fuente renovable conectadas a la red van a tener que pagar más por la energía que producen, hasta un 27%. Esto incluye a las pequeñas granjas de animales, viviendas particulares, pequeñas naves o bibliotecas como la de Mataró, a pesar de que su finalidad es reducir su propio consumo, no generar un beneficio económico en sí. El peaje de respaldo hace que la amortización de una instalación fotovoltaica pase de 12 a más de 30 años.

Los números sobre los que se apoya el ministerio de industria son técnicamente desproporcionados y hace inviables proyectos como el de la biblioteca de Mataró o esos miles de proyectos particulares.

*

Hasta este momento, el gobierno español “sólo” había intervenido en el sector energético renovable a nivel empresarial, acabando en la práctica con los proyectos de plantas productoras.

Con el real decreto de autoconsumo que pretende aprobar, el gobierno da un salto cualitativo interviniendo directamente sobre el ciudadano con un decreto desproporcionado que obliga de facto a recurrir a las contaminantes energías tradicionales acabando de paso con los beneficios colaterales del sector renovable (altos componentes de investigación e innovación, beneficios medioambientales o la calidad que aporta a un país el aplicar políticas de responsabilidad social).

Lo hace además demostrando una brutal falta transparencia, carácter participativo y democrático, de liderazgo frente a intereses oscuros y utilización de tácticas rudimentarias:

  • Enviando el real decreto para revisión a finales de julio y con sólo 10 días de plazo. En España el sol brilla bastante, pero a esto se le llama nocturnidad.
  • Enviando premeditadamente toda la documentación al Consejo Consultivo en formato de “imagen” que dificulta el trabajo “bruto”.
  • Oficializando el término “peaje de respaldo”, acuñado por Iberdrola.

Dejo a tu juicio la circunstancia de la cantidad escandalosa de ex-altos cargos públicos que ocupan puestos dentro de las grandes compañías energéticas una vez terminada su carrera política.

Más allá de la inmediata devaluación del ciudadano, estamos ante la última demostración de la pérdida de solvencia y de calidad de todo un estado que se manifestará a largo plazo.

Cuál será el siguiente paso?.

3 thoughts on “Energías renovables y desarrollo sostenible no son prioridades en España”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*