Gente viviendo (casi) totalmente fuera del sistema

This post is also available in: Aragonese, English

Desde hace un tiempo sigo un portal llamado Off-Grid (“fuera de la red“, de suministros se entiende, principalmente de la red eléctrica). Off-Grid Se presenta así:

“Off-Grid es una mezcla ecléctica de consejos prácticos, noticias del mundo conectado a las redes de suministro y asuntos que rara vez difunden los medios de comunicación masivos. (Off-Grid) Promociona a las muchas empresas que trabajan por un futuro sostenible. Realiza campañas sobre temas que interesan a la gente que vive o trabaja fuera de la red […]

Queremos ver un desarrollo independiente de las redes a gran escala en las ciudades y en el medio rural para que los cientos de miles (de personas) que quieren vivir de esta forma sean libres para hacerlo”

Aparte de ello, el portal congrega una nada despreciable comunidad de gente que vive o quiere vivir fuera de las redes de suministro. Aquí hay un mapa con los registrados en el portal en todo el mundo. En la provincia de Teruel, por ejemplo, hay una comunidad registrada y yo también me he registrado como miembro que quiere desconectarse de la red.

off-grid

No hay datos ni exactos ni actualizados, pero algunas estimaciones extraoficiales que se pueden considerar serias hablaban de que en 2007 en Estados Unidos podría haber unos 250.000 hogares viviendo al margen de las redes públicas de suministros.

Datos y comunidades en Internet aparte, la idea es seria.

Hay que aclarar que el concepto off-grid no quiere decir vivir aislado del mundo, ni siquiera del sistema. Al menos así lo entiendo yo. Off-Grid es una reacción a cómo está organizado el suministro de servicios básicos (agua, electricidad, comunicaciones, vivienda,…) que reciben los ciudadanos de todo el mundo, controlado por grandes lobbies que operan a todos los niveles, globales y locales y en todos los sectores económicos.

La iniciativa busca el fomento de las  fuentes de energías renovables y el uso y reparto racional de los recursos. En resumidas cuentas, un desarrollo más justo y sostenible.

Pero aparte de una elección individual por un estilo de vida determinado, lo que realmente da el soporte necesario a estas iniciativas son dos factores imparables: el cambio climático que está sufriendo el planeta y los avances tecnológicos de las energías renovables.

Hoy son comunidades pequeñas e iniciativas extraordinarias, pero poco a poco, cada vez vamos a ser más los que vayamos saliendo del sistema, al menos tal y como está actualmente configurado. Al tiempo.

***

Si te gusta este blog, puedes enterarte de los nuevos post publicados:

3 thoughts on “Gente viviendo (casi) totalmente fuera del sistema”

  1. Si de verdad están comprometidos en no dejarse esclavizar por el sistema entonces cuiden su salud en serio para no gastar ni una moneda en médicos, psiquiatras ni en psicólogos. Usen el sistema de transporte eficientemente y no compren automóviles ni motocicletas. Descarguen gratuitamente vídeos, música, libros, juegos, software de Internet o compartan. Si necesitan libros préstenlos en la biblioteca, son gratuitos, eviten la necesidad de comer en la calle, estudien de manera virtual, eso les ahorra mucho dinero. Todo esto no es ilegal, pueden hacerlo!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*