Amianto, nanotecnología y “Un mundo sin fin” (continuación)

This post is also available in: English

[Nota: Este post es una continuación de la entrada anterior. Realmente eran el mismo post, pero decidí dividirlos para no hacer una entrada demasiado larga]

Profundizando un poco en cómo se están desarrollando los avances y explotación de la nanotecnología salta rápidamente a la vista las similitud con el caso del amianto el cual, a su vez, guarda gran semejanza con otros grandes inventos a lo largo de la historia de la humanidad.

Te voy a confesar una cosa: cada día leo con más precaución los informes y documentos técnicos. Pueden ser tan exactos como manipulables. A pesar de su asumida exactitud por estar basados en criterios científicos, datos objetivos, números exactos,… un informe por muy técnico y solvente que se presente, puede estar tan sesgados como lo es cualquier otro texto. Ojo.

Por eso, a veces hago más caso de lecturas que cuentan cosas que, aunque no tengan nada que ver con asuntos concretos, pueden ser más esclarecedoras que cualquier documento técnico.

Una de esas lecturas es el libro “Un mundo sin fin”, de Ken Follett. Aquí la protagonista es la peste negra:

Inglaterra, mediados del siglo XIV. Al hospital que dirigen las monjas en la próspera localidad de Kingsbridge han llegado varios ciudadanos con extraños síntomas: sangrado de la nariz, moratones por el pecho, mareos,…

Aunque se trata de una enfermedad nueva en la zona, la hermana Caris sabe bien de qué se trata, tiene información privilegiada: su amante Merthin ha visto en sus viajes por Europa las devastadoras consecuencias de la peste negra. También le contó las buenas prácticas que parecían ser efectivas para evitar el contagio como taparse nariz y boca con un trozo de tela a modo de máscara de protección, aplicar sobre el enfermo paños calientes con agua de esencias, separar a los enfermos de peste del resto de pacientes.

La hermana Caris no duda en implantar las medidas de prevención que resultan totalmente novedosas y efectivas en contraste a los anticuados, supersticiosos e interesados tratamientos de los monjes del priorato.

Encabezados por el prior Godwyn, los monjes hacen todo lo posible por desacreditar las prácticas de la hermana Caris. Lo hacen utilizando uno de los mayores poderes de la iglesia: el miedo. Miedo a perder su status, que es el miedo que trasmiten a las gentes. Para los monjes del Priorato de Kingsbridge, las prácticas de la hermana contradicen los métodos y tradición de los petrificados monjes médicos y, lo que es más grave, la voluntad de Dios de castigar a los hombres con una enfermedad por sus malas acciones.

Dios proveerá y dice que la hermana Caris es una hereje.

No voy a desvelarte el final del libro, pero ahora sustituye:

  • Peste, por nanotecnología (o cambio climático, o amianto,…);
  • Iglesia, por grupos de interés que no interesa que salgan a la luz todas las verdades sobre los avances;
  • Caris y Merthin son todas las personas que viven al margen de los intereses del punto anterior, que viven con pasión, profesionalidad, honradez. Buenos hombres;
  • Status de la iglesia, por el beneficio económico que suponen todos los productos ya en el mercado;
  • El miedo a la gente, la voluntad de Dios o las acusaciones de herejía son las múltiples vías de manipulación calculada desarrollada hoy a través de medios de comunicación, legislación, publicidad, etcétera;

Seguiré leyendo documentos técnicos sobre nanotecnología, pero ninguno de ellos me dirá tan claramente lo que va a ocurrir como este libro. Este mundo nuestro… un mundo sin fin.un_mundo_sin_fin

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*