6 años de mi primer “tweet”

Por auténtica casualidad, acabo de enterarme de que tal día como hoy, justo un 29 de julio de hace seis años, escribí mi primer mensaje en Twitter. Fue este:

my_first_tweet

Lo he sabido gracias a una página de cuya existencia me he enterado también hoy mismo, y que puedes encontrar en este enlace.

La verdad es que cuando he entrado a esta página para consultar mi primer tweet -del que no me acordaba, por supuesto- tenía cierta inquietud por ver qué me iba a encontrar. En Internet, procuro mantener una presencia lo más razonable posible en relación a mi forma de ser. Por lo tanto, entre los muchos tuits difundiendo contenido sobre temas relacionados con mis intereses profesionales y artículos publicados en el blog, alguna declaración vehemente, opinión personal, manifestación de mis preferencias políticas o deportivas, difusión o respaldo de iniciativas como por ejemplo #PabellónJoséLuisAbós, conversaciones o discusiones con otros usuarios o auténticas chorradas, encontrarás entre los más de 8.000 tuits que, desde aquel verano de 2009, he publicado ya. Al fin y al cabo, cada uno es como es, y la red es un medio de comunicación más.

Sin embargo, el uso que hago de Twitter es principalmente como medio de información de temas variados. Por su configuración en forma de teletipos o titulares breves, es un medio ideal para enterarte en tiempo real de los asuntos que te interesan en función de los perfiles a los que decides seguir.

Desde el punto de vista profesional, Twitter, como el resto de redes sociales, ocupan un lugar complementario dentro de mi infraestructura en Internet, siempre al servicio del blog. Así es desde hace mucho tiempo.

Lo que sí es cierto es que hace 6 años, cuando escribí aquel tuit, no pensaba que las redes sociales, y Twitter en particular, fueran a tener el impacto que día a día han ido desarrollando en tantos ámbitos –incluyendo la comunicación estratégica y los procesos de diseño y producción de las empresas– hasta el momento actual, en el que tener una presencia en Internet puede convertirse en una gran oportunidad… o una gran amenaza.