La responsabilidad de las empresas en los nuevos tiempos

Mucho se habla en estos tiempos del papel de las Administraciones y los gestores de lo público, de lo adecuado o no de la normativa. A través de este blog, ya me he posicionado en alguna ocasión en este tipo de asuntos referentes a mi área profesional.

Por poner algunos ejemplos: Aquí, un post sobre el entramado legislativo y administrativo en el área de prevención de riesgos laborales. Relacionado con lo anterior, aquí un post sobre el V convenio general del sector de la construcción. Y aquí, un post sobre algunas características del sector de la construcción.

No es objeto de este post volver a entrar puntualmente en esos aspectos que hacen que en el área de seguridad laboral y medio ambiental, el entorno legal, normativo y administrativo en el que se tienen que mover las empresas no favorece el desempeño solvente de su actividad.

Se observa también que, coincidiendo con la situación económica de España, laactividad reguladora en estas materias está prácticamente parada en los últimos tiempos. No sólo eso, sino que lo que se regula son recortes que afectan negativamente a la actividad.

La regulación en España es una montaña rusa. Deficiente exceso cuando todo parecía ir sobre ruedas. Desoladora paralización en tiempos peores.

Objetivamente, las empresas no pueden depender de la demostrada (in)capacidad reguladora de las Administraciones españolas. De hacerlo, se daría por buena la concepción de que el cumplimiento de la normativa se ha convertido en un fin en sí mismo, en lugar de ser un medio para regular un desempeño responsable de la actividad productiva.

Este proceder de la Administración afecta, al mismo tiempo, a la confianza que genera en las empresas y profesionales.

En este entorno, es en el que éstos -empresas y profesionales- pueden y deben desplegar toda su capacidad. No quedarse apalancadas, hacer un adelantamiento por la derecha al sistema.

No entra en contradicción todo esto con otros puntos de vista que dan respaldo a la normativa europea de seguridad laboral. Hoy mismo, he encontrado este discurso del comisario europeo Laszlo Andor, en el que destaca el papel de la normativa comunitaria para la reducción de los accidentes laborales y la calidad del trabajo en Europa en los últimos años.

El paso adelante de las empresas.

Las políticas de muchas empresas -tanto de producción como de servicios- establecen el compromiso de cumplir con la normativa en materia de seguridad laboral y medio ambiente.

Leía el otro día en la web de una empresa de servicios de prevención que promovía el cumplimiento de la normativa reglamentaria en el campo de la prevención, proporcionando los medios materiales y humanos necesarios para el efectivo cumplimiento de la legislación, en orden a garantizar la salud y la seguridad de los trabajadores.

Este es sólo un ejemplo y a eso es a lo que nos hemos dedicado en general: Organización, recursos, documentación, programas formativos dirigidos a dar cumplimiento a la normativa.

El área de PRL y MA tiene un gran margen de mejora. Diseñar sistemas de gestión adecuados a la empresa, programas formativos eficientes, sacar rentabilidad real a los recursos destinados. A partir de una dedicación centrada en la actividad de la empresa es cuando podrá empezarse a aportar valor añadido, innovación y creatividad. De conseguirlo, los profesionales de esto nos posicionaremos en la empresa por méritos profesionales además de por real decreto.

Be water, my friend. Fluirá por sí mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*