Es el caso inglés el camino a seguir?

Té inglésInglaterra es un país muy especial“.

Si le dices esto a un inglés, es muy probable que, lejos de sentirse ofendido por el sentido de fondo que la frase pudiera en sí misma tener -y que los ingleses detectan, sin duda-, empiece una conversación en la que contará orgulloso las peculiaridades de su gran país. Características que en sí mismas no tienen por qué destacar necesariamente matices positivos, ni es este el fin que se pretende. Ser percibido como peculiar es por sí sólo motivo de satisfacción para un inglés. Y más, si el que se lo dice es un “europeo“.

Me entusiasma el valor que la tradición tiene en Inglaterra. Cómo impregna casi todos los ámbitos en el día a día y cómo pondera a la hora de decidir el desarrollo del país.

Esto está bien para un modo anglocéntrico de ver la vida. En las peculiaridades de los ingleses, está en gran medida el origen de su relación con el mundo en general, Europa en particular y en especial actualmente con la Unión Europea. Y para aderezarlo todo, unos años con crisis tanto en “el continente” como en las islas.

En este contexto es en que se puede entender por qué Inglaterra es el único país de la Unión Europea en el que se está llevando a cabo un exhaustivo proceso de revisión de la normativa que afecta a sus empresas.

Y si los raros somos en este caso los europeos?.

No es objeto de este post el ahondar en los tópicos sobre los ingleses. Tampoco profundizar en los cambios concretos que se están produciendo en la normativa inglesa. Para ello, hay en el blog dos líneas de posts dedicadas: esta para el caso de la seguridad laboral y esta en el caso de la gestión medio ambiental en las empresas.

El caso inglés, independientemente del resultado que tengan los cambios que han iniciado por su cuenta -eso se verá a largo plazo- demuestra una flexibilidad que en el resto de Europa no se está teniendo.

Contrariamente a lo que el tópico sugiere, han sido los británicos los que han iniciado un proceso que cambia en un tiempo récord la normativa que afecta a sus empresas y ciudadanos.

La forma en que lo están haciendo evidencian una orientación transparente, práctica y dinámica hacia el fondo de las cuestiones debatidas y da confianza de que volverán a cambiar de forma ágil la normativa en caso de no funcionar estos cambios.

Personalmente, en el caso de la seguridad laboral y la gestión medio ambiental en las empresas, creo que nos están dando una lección. Y más aún teniendo en cuenta la época de cambios que debe -dicen- suponer un período de crisis como el que está pasando Europa.

Qué opinas de la forma de llevarlo de los ingleses?.

Y de la posición estática de Europa a cambiar normas que afectan al día a día de ciudadanos y empresas?.

 

1 thought on “Es el caso inglés el camino a seguir?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*