Albóndigas de caballo, 2ª parte: El eterno problema de las cadenas de suministro

[Segunda parte de la serie iniciada en el post anterior].

*

Unas veces causando desastres naturales; otras revelando penosas condiciones laborales y de seguridad y salud en los centros de trabajo; destapando riesgos para la salud pública; o dejando en evidencia la calidad de un determinado producto.

Desde las más grandes empresas (Nike, Apple, la misma Ikea hace ya años) a multitud de pequeños proveedores que afectan a todo un sector económico, como en este caso de la carne de caballo.

Cada poco tiempo, un fallo en la cadena de suministro de determinada actividad se convierte en protagonista. Suelen ser noticias de gran repercusión por el impacto directo que causan y la profundidad de las posteriores medidas que acarrean. El caso de Apple del que hicimos seguimiento el año pasado es un buen ejemplo.

food_supply_chain

La tecnología avanza, las normas son más estrictas, la sensibilidad de la sociedad aumenta. A pesar de ello, las cadenas de suministro siguen dando noticias por no dar la talla a las exigencias de su tiempo.

Son, sin duda, un gran punto pendiente en las políticas de las empresas y de los organismos oficiales. El problema está identificado y forman ya parte de la agenda de las próximas estrategias europeas.

La solución al problema pasa porque las empresas principales apliquen sus programas de desarrollo sostenible y de responsabilidad social a lo largo de todas las empresas en su cadena de subcontratación y suministro. Más particularmente, las empresas principales deben participar activamente en las sucesivas subcontrataciones que realicen a su vez sus proveedores, la supervisión efectiva de los trabajos y el control exhaustivo de resultados.

En la práctica, se trata de que la seguridad, el medio ambiente o la calidad de un proceso se vean afectados mínimamente por la intervención de varias empresas independientemente del lugar donde operen.

En un nivel superior, los organismos públicos deben mejorar el sistema en general, desde las normas en sí mismas a los sistemas de control. Alguna norma de certificación de las cadenas de suministro sería una herramienta valiosa para empezar.

En esta línea se mueve, por ejemplo, esta campaña de la EU-OHSA de seguridad y salud laboral en las cadenas de suministro.

Es un tema complicado porque se trata de actuar sobre la cultura, políticas y organización básicas de las empresas (revisión de responsabilidades contractuales, comunicación, cooperación, institucionalizar procedimientos de control conjuntos,…).

La mejora de resultados se verá a medio plazo.

1 thought on “Albóndigas de caballo, 2ª parte: El eterno problema de las cadenas de suministro”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*