Influencia y aplicación de la tecnología del conocimiento en el desempeño sostenible de una organización: Gestión del conocimiento en las organizaciones (cap. 6)

Cf. entradas anteriores de la serie:

Capítulo 6: Gestión del conocimiento en las organizaciones

El concepto de conocimiento es tremendamente amplio en cuanto a las disciplinas en las que se fundamenta, ámbitos de aplicación y áreas de estudio con las que está relacionado.

Desde un punto de vista filosófico, se puede estudiar el conocimiento desde su propio concepto, su origen y la forma en que se ha trasmitido a lo largo de la historia de la humanidad.

Desde el punto de vista de las organizaciones, la gestión de conocimiento es el proceso de captura, desarrollo, compartición y uso efectivo del conocimiento existente como recurso, para lograr un valor añadido o incluso ventajas competitivas para la organización (“Knowledge Management and Big Data in Business,” 2016) en determinadas funciones tan estratégicas como pueden ser la gestión del cambio o los procesos de toma de decisiones (Litvaj & Stancekova, 2015).

Dentro del ámbito de las organizaciones, una de las clasificaciones más típicas del conocimiento es la realizada en virtud de los recursos que intervienen en su gestión, encontrándose tres tipos de recursos:

  • Recursos basados en las personas;
  • Recursos basados en procesos de la propia organización;
  • Recursos basados en la tecnología.

Esta distinción en los tres niveles de recursos mencionados (personas-procesos-tecnología), puede observarse a lo largo de todo el proceso de gestión del conocimiento, desde el descubrimiento y captura de información, al uso efectivo del conocimiento. Por ejemplo, en la fase de captura, el conocimiento puede proceder tanto de información que tienen las propias personas en su cerebro o de su experiencia, como de información proporcionada por registros procedentes de determinados procedimientos operativos de la organización, como de datos procedentes de herramientas o sistemas basados en tecnologías de información o comunicación. Otro ejemplo: para desarrollar y compartir el conocimiento, una organización puede recurrir a las capacidades de resolución de las propias personas y las relaciones entre ellas establecidas, también puede establecer procedimientos organizativos o puede adquirir tecnología para automatizar determinadas tareas de análisis y distribución de conocimiento.   

Figura 1: cualquiera de las fases en la gestión del conocimiento puede recurrir a uno o varios tipos de recursos basados en personas, procesos o tecnología. Fuente: elaboración propia

Hasta hace escasamente dos décadas, la gestión del conocimiento en las organizaciones se fundamentó principalmente en las personas y en los procesos. Sin embargo, hace aproximadamente 15 años, el aspecto tecnológico emergió con fuerza también en la gestión del conocimiento (Provost & Fawcett, 2013), siendo actualmente un elemento clave y con un margen de desarrollo previsto para los próximos años todavía amplio, incluso si se compara a la disrupción que ya ha causado (Dans, 2010)

Independientemente de la predominancia de un planteamiento de conocimiento u otro (personas, procesos o tecnología), muchos expertos coinciden en otorgar un papel fundamental al liderazgo dentro de la organización, como elemento facilitador y catalizador necesario y central para una eficiente y eficaz gestión del conocimiento (Barroso Tanoira & Santos Valencia, 2014). Un liderazgo que debe empezar desde la alta dirección y trazarse a lo largo de la estructura organizativa hasta alcanzar a todas las unidades afectadas en los procesos del conocimiento (Roblek, Bach, & Bertoncelj, 2013).

Este capítulo 6 del Trabajo se dedica a la gestión del conocimiento aplicado a las organizaciones, haciendo un recorrido superficial por los recursos de conocimiento basados en las personas y en los procesos (apartado 6.1) y, profundizando más en la tecnología (apartado 6.2) dado su carácter disruptivo, orientada a los indicadores más ampliamente reconocidos para medir el desempeño sostenible de las organizaciones (capítulo 7).

Todo ello, dentro del ámbito de aplicación establecido en los objetivos de este Trabajo: el nivel directivo y de responsabilidad en la toma de decisiones estratégicas de una organización, sin profundizar en los aspectos técnicos y matemáticos de la ciencia de los datos.

En este punto, antes de abordar estos aspectos, resulta conveniente introducir los conceptos de información estructurada e información no estructurada, que serán recurrentes en el resto del Trabajo.

En una definición simple y suficiente para el objeto de este Trabajo, información estructurada es aquella que está organizada y es comprensible por los todos los recursos disponibles para la gestión del conocimiento en la organización. La información no estructurada es aquella que no cumple con los requisitos de estructuración mencionados (“Knowledge Management and Big Data in Business,” 2016). Entre ambos conceptos, puede encontrarse una amplio rango de información en función de su estructura (información semi-estructurada).

Por ejemplo, la información contenida en un manuscrito podría considerarse una información no estructurada, cuando no puede ser leída por una máquina y, por lo tanto, es difícilmente integrable en los sistemas de información. Sin embargo, la información contenida en una hoja de cálculo de Excel (o similar) puede considerarse, al menos, semi-estructurada cuando puede integrarse fácilmente en los sistemas de información de la organización.

En último término, un objetivo de la gestión del conocimiento consiste precisamente en buscar información y facilitar su utilización (estructurarla), convirtiéndose en un activo valioso  y origen de ventajas competitivas para la organización (Glauber, 2016)

Bibliography

Barroso Tanoira, F. G., & Santos Valencia, R. A. (2014, January 10). Responsabilidad social empresarial y gestión del conocimiento. Conceptos y aplicaciones para el desarrollo sostenible. Retrieved February 16, 2017, from https://www.researchgate.net/publication/281639205_Responsabilidad_social_empresarial_y_gestion_del_conocimiento_Conceptos_y_aplicaciones_para_el_desarrollo_sostenible
Dans, E. (2010). Todo va a cambiar. Tecnologías y evolución: adaptarse o desaparecer. Retrieved February 16, 2017, from http://www.todovaacambiar.com/
Glauber, D. (2016, February 15). Knowledge Management Strategies within a Corporate Environment. Retrieved February 16, 2017, from https://www.researchgate.net/publication/291831279_Knowledge_Management_Strategies_within_a_Corporate_Environment
Knowledge Management and Big Data in Business. (2016, December 21). Retrieved February 16, 2017, from https://www.edx.org/course/knowledge-management-big-data-business-hkpolyux-ise101x-0
Litvaj, I., & Stancekova, D. (2015, December 31). Decision – Making, and Their Relation to The Knowledge Management, Use of Knowledge Management in Decision – Making. Retrieved February 16, 2017, from https://www.researchgate.net/publication/282555073
Provost, F., & Fawcett, T. (2013). Data Science for Business, What You Need to Know About Data Mining and Data-Analytic Thinking (1st ed.). Sebastopol: O´Reilly.
Roblek, V., Bach, M. P., & Bertoncelj, A. (2013, November 21). Organizational theories and emergence of knowledge-based organization. Retrieved February 16, 2017, from https://www.researchgate.net/publication/255483414_Organizational_theories_and_emergence_of_knowledge-based_organization

2 thoughts on “Influencia y aplicación de la tecnología del conocimiento en el desempeño sostenible de una organización: Gestión del conocimiento en las organizaciones (cap. 6)”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*